domingo, 28 de agosto de 2011

San Agustín: Filosofía y Teología de la Historia - V. J. Bourke

San Agustín: Filosofía y Teología de la Historia
V. J. Bourke


San Agustín fue un pionero en el estudio del significado de la historia. Antes de él, los historiadores eran fundamentalmente "contadores de historias", poco interesados en algo más que no fuese una visión superficial de los eventos humanos. Su pensamiento en este campo puede llamarse "filosofía" ó "teología" de la historia. El nombre es lo de menos. Lo importante son los logros del doctor de Hipona en este campo.

Las creencias fundamentales del cristianismo están implícitas en la visión agustiniana de la historia: sólo hay un Dios; todos los hombres son creaturas con un antepasado único, Adán; todas las cosas y sucesos están bajo el cuidado de la Providencia divina; la humanidad ha caído desde una condición original más privilegiada, y ahora está sometida al sufrimiento y a otros males; el hombre ha sido redimido a través de la encarnación de Cristo; todos los hombres están llamados a buscar la felicidad definitiva con Dios en la vida eterna. Considerados desde este punto de vista cristiano, los sucesos de la historia temporal, se convierten en acontecimientos incluidos dentro del drama de la redención y de la salvación eterna.

Si antes de Agustín había alguna teoría acerca de la historia, podía resumirse en una sola palabra: fatalismo. En la literatura primitiva, se consideraba al hombre como un muñeco atado a la rueda del destino. Se pensaba que el tiempo transcurría en grandes ciclos. Los hombres estaban destinados a volver nuevamente, y de modo perpetuo, a recorrer los mismos caminos, una y otra vez. No se concebía un progreso lineal. El hombre vivía en una inmensa rueda de la fortuna de la cual era casi imposible escaparse. Toynbee ha dicho lo siguiente de este proceso cíclico: "Prácticamente, no se puede más que llegar a la conclusión de que somos las víctimas perpetuas de una broma que nunca termina, que nos condena a soportar nuestros sufrimientos, y a superar nuestras dificultades, y a purificarnos de nuestros pecados, sólo para comprender, en última instancia, que algún lapso de tiempo, sin ningún sentido, acabará por hacer inútiles todos nuestros esfuerzos" (A Study of History, IV 30).

Además, proporcionó a la humanidad una meta positiva más allá del tiempo y de los sucesos temporales. Expandió los horizontes humanos más allá de las limitaciones raciales, las diferencias culturales y la variedad de instituciones sociales y políticas.

Agustín rompió esta rueda del destino fatal haciendo referencia a un gran acontecimiento que no puede ser repetido: "Cristo murió una sola vez por nuestros pecados; ahora que ha resucitado de la muerte, ya no puede morir" (De civitate Dei XII, 3,2). Esta enseñanza cristiana acerca de la unicidad de la redención liberó las mentes de los hombres del determinismo y fatalismo griego.


Bibliografía: Tomado de V. J. Bourke, The Essential Augustine. X. Philosophy of History, The New American Library, New York 1964, p. 220-221; tradución de Víctor Cano.




 
*   *   *
 
 
San Agustín y la Historia
P. Alfredo Sáenz

 
 

 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor ¡deje su comentario!

Entradas Relacionadas:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...