martes, 27 de febrero de 2018

El Aborto ¿Es un Problema de Salud? - Mario Caponnetto

El Aborto ¿Es un Problema de Salud?
Dr. Mario Caponnetto


Digámoslo de entrada: el aborto no es ni exclusiva ni principalmente un problema de salud; pero es, entre otras cosas, un problema que atañe a la salud sea en el plano de la salud pública, sea en el nivel individual de la práctica médica. Los médicos, en consecuencia, tenemos algo -y algo importante- que decir en esta materia. Pues bien, en esta ocasión quiero hablar como médico.

Hay dos argumentos que suelen esgrimir los defensores y propulsores de la legalización del aborto. Primero, que es necesario legalizar esta práctica como solución al grave problema que representan los abortos clandestinos realizados en medios sanitarios precarios con su secuela de morbimortalidad materna, cuestión esta que afecta principalmente a las capas sociales más vulnerables y desprotegidas, esto es, las mujeres pobres que no pueden acceder, a diferencia de las mujeres ricas, a abortos seguros y caros. Se trataría, por tanto, de poner fin mediante el aborto legal a una situación de emergencia sanitaria y de flagrante injusticia social. El segundo argumento es el del llamado “aborto terapéutico”: ¿qué se hace en aquellos casos en que una gestación pone en riesgo la salud o la vida de la mujer gestante?; ¿se ha de poner o no fin al embarazo en resguardo de la salud o de la vida materna? Ambos argumentos conciernen directamente a la medicina y es preciso darles una respuesta médica. Veamos cada uno de ellos por separado.

Ningún médico con alguna experiencia puede negar la existencia de abortos practicados en condiciones no sólo sanitariamente precarias sino también a menudo realizados por la misma mujer gestante mediante los más variados recursos. Tampoco puede negarse que tales abortos son una fuente incuestionable de morbilidad y mortalidad materna. Menos aún es posible pasar por alto que este problema afecta de manera casi exclusiva a los sectores sociales que viven en la indigencia extrema y en la marginalidad más estremecedora. Varios años de mi ya larga vida médica transcurrieron en las periferias de la Patria y he sido testigo directo de esta desoladora realidad y en este punto no vale demasiado discutir sobre estadísticas: en primer lugar porque no tenemos en nuestro país estadísticas confiables casi respecto de nada (situación que se presta al manipuleo de los números y de los datos por parte de los grupos pro aborto que intentan imponer cifras disparatadas con el fin de crear un panorama que ni de lejos se aproxima a la realidad) y segundo porque en definitiva la naturaleza del problema es inconmensurable y cada mujer que muere o cada niño por nacer que se pierde representan una tragedia humana irreductible a un dato estadístico. Esto no significa que debamos prescindir de la estadística; sólo intento decir que la realidad médica y social de los abortos clandestinos en los sectores vulnerables y marginales se impone por sí misma sin necesidad de apelar a otra cosa que a la directa experiencia. La magnitud del problema, sólo medible mediante estadísticas, es otro costado de la cuestión, importante sin duda, pero un costado accidental.

Ahora bien, admitida esa realidad se plantea una cuestión bien clara y precisa: ¿es la legalización del aborto la solución de este drama? ¿Es la única solución? ¿Es la mejor solución? Creo que sería bueno y oportuno centrar la discusión sobre este punto si lo que en realidad se pretende es un debate serio y honesto y no la imposición, sin más, de una ideología abortista que es la que parece animar a la mayoría de quienes pugnan en favor del aborto.

martes, 6 de febrero de 2018

Papel Contra-revolucionario de la Devoción al Sagrado Corazón - Plinio Corrêa de Oliveira

Papel Contra-revolucionario de la Devoción al Sagrado Corazón
Plinio Corrêa de Oliveira


“Debemos considerar esta Devoción y volcar nuestras almas, nuestras voluntades, al Corazón de Jesús como la fuente de esas Gracias que la Divina Providencia planeó dar a los hombres en la época de la Revolución. Es un medio de Gracia destinado a los tiempos difíciles por venir, esos mismos tiempos en los que vivimos hoy” afirma el Prof. Plinio Corrêa de Oliveira en este magnífico artículo.


La Devoción al Sagrado Corazón de Jesús está en la raíz de todos los movimientos Contra-revolucionarios, grandes o pequeños, bien conocidos u obscuros, que han surgido desde la época en que Santa Margarita María recibió esta revelación en el siglo XVII. Recibió la misión, en nombre del Sagrado Corazón de Jesús, de pedirle al Rey Luis XIV que consagrase Francia al Sagrado Corazón y pusiese el Corazón de Jesús en el escudo de armas de Francia.

Ella le prometió al Rey que si atacaba a los enemigos de la Iglesia, el Corazón de Jesús lo apoyaría y llevaría su reinado a una gran gloria [Cf. Marguerite-Marie Alacoque, Vie et oeuvres, Paris-Fribourg: Saint Paul, 1990, vol. II, pp. 335-337, 343-344, 435-436 Saint of the Day, March 4, 1965]. El Sagrado Corazón de Jesús esperaba que Luis XIV cambiara el curso de su política y se pusiera a la cabeza de la Contra-revolución. De haberlo hecho, él tendría un reino de gloria y Francia alcanzaría su verdadero apogeo Católico.

Claramente, en caso de que él hubiese tomado este curso, la Devoción al Sagrado Corazón se habría extendido por todo el mundo. Habría habido una buena recepción en Francia a la predicación de San Luis María Grignion de Montfort, que también vivió en esa época. Consecuentemente, su predicación se habría extendido por todo el mundo y, con ello, la Revolución Francesa podría haberse evitado.

Por medio de esta petición hecha al Rey, la Revolución —en la forma que tenía en la época de Santa Margarita María— habría sido detenida, y esa forma de maldad que ésta tomó más tarde —la Revolución Francesa— se habría evitado.

Por lo tanto, esta Devoción, desde su primer movimiento, desde su primera indicación por parte del Sagrado Corazón, tiene un significado claramente Contra-revolucionario.

Entradas Relacionadas:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...