martes, 2 de diciembre de 2008

Afectividad y Eucaristía - Fray Timothy Radcliffe, OP

En la foto vemos al P. Timothy Radcliffe junto al Cardenal Walter Kasper.
Afectividad y Eucaristía
Fray Timothy Radcliffe, OP




Conferencia pronunciada en las XXXIV Jornadas Nacionales de Pastoral Juvenil y Vocacional organizadas por la CONFER. Para comprender la gravedad de todo lo que está en juego en la enseñanza de este sacerdote, por favor leer el artículo de Mª Virginia Olivera de Gristelli titulado "P. Timothy Radcliffe: apología de la homosexualidad desde la Eucaristía"http://infocatolica.com/blog/caritas.php/1505270820-85-p-timothy-radcliffe-apolog



No estoy seguro del significado exacto de la palabra "afectividad" en español. En inglés "affectivity" implica no sólo la capacidad de amar, sino también nuestra forma de amar como seres sexuales, dotados de emociones, cuerpo y pasiones. En el cristianismo hablamos mucho sobre el amor, pero tenemos que amar como las personas que somos, sexuales, llenos de deseos, de fuertes emociones y de la necesidad de tocar y estar cerca del otro.

Es extraño que no se nos dé bien hablar de esto, porque el cristianismo es la más corporal de las religiones. Creemos que Dios creó estos cuerpos y dijo que eran muy buenos. Dios se hizo corporal en medio de nosotros, un ser humano como nosotros. Jesús nos dio el sacramento de su cuerpo y prometió la resurrección de nuestros cuerpos. Así pues deberíamos sentirnos en casa en nuestra naturaleza corporal, apasionada… ¡y cómodos al hablar de afectividad! Pero a menudo cuando la Iglesia habla de esto, la gente no queda convencida. ¡No tenemos demasiada autoridad cuando hablamos de sexo! Quizás Dios se encarnó en Jesucristo pero nosotros todavía estamos aprendiendo a encarnarnos en nuestros propios cuerpos. ¡Tenemos que bajar de las nubes!

En una ocasión en que San Juan Crisóstomo estaba predicando sobre sexo notó que algunos se estaban ruborizando y se indignó: "¿Por qué os avergonzáis? ¿Es que esto no es puro? Os estáis comportando como herejes" [1]. Pensar que el sexo es repulsivo es un fracaso de la auténtica castidad y, según nada menos que Santo Tomás de Aquino, ¡un defecto moral! (II, II, 142.1) Tenemos que aprender a amar como los seres sexuales y apasionados -a veces un poco desordenados- que somos, o no tendremos nada que decir sobre Dios, que es amor.

Quiero hablar de la Última Cena y la sexualidad. Puede que suene un poco extraño, pero pensad en ello un momento. Las palabras centrales de la Última Cena fueron "Este es mi cuerpo y os lo doy". La eucaristía, como el sexo, se centra en el don del cuerpo. ¿Os habéis dado cuenta de que la primera carta de San Pablo a los corintios se mueve entre dos temas: la sexualidad y la eucaristía? Y es así porque Pablo sabe que necesitamos entender la una a la luz de la otra. Comprendemos la eucaristía a la luz de la sexualidad, y la sexualidad a la luz de la eucaristía.

Para nuestra sociedad es muy difícil entender esto porque tendemos a ver nuestros cuerpos simplemente como objetos que nos pertenecen. El otro día vi un libro sobre el cuerpo humano que se titulaba: "Hombre: todos los modelos, formas, tamaños y colores. Manual de usuario Haynes para propietarios" (Haynes es la imprenta de una serie de manuales de todas las marcas de coches). Era el tipo de manual del propietario que te dan con un coche o una lavadora. Si piensas en tu cuerpo de esa manera, como algo más bien importante que posees junto con otras cosas, entonces los actos sexuales no son especialmente significativos. Puedo hacer lo que me parezca con mis cosas en tanto en cuanto no haga daño a nadie. Puedo usar mi lavadora para mezclar pintura o hacer pasteles. Es mía. Y según esto ¿por qué no puedo hacer lo que yo quiera con mi cuerpo? Esta es nuestra forma natural de pensar porque a partir del siglo XVII hemos absolutizado bastante los derechos de los propietarios. Ser humano es poseer.


lunes, 1 de diciembre de 2008

Los Movimientos Eclesiales, Respuesta del Espíritu Santo a los Desafíos de la Evangelización, Hoy - Mons. Stanislaw Rylko


Los Movimientos Eclesiales, 
Respuesta del Espíritu Santo a los Desafíos de la Evangelización, Hoy
Mons. Stanislaw Rylko


Intervención pronunciada por el Arzobispo Stanislaw Rylko, Presidente del Consejo Pontificio para los Laicos, el 9 de marzo del 2006, al inaugurar el Primer Congreso de Movimientos Eclesiales y de las Nuevas Comunidades de América Latina.


1. El mayor desafío lanzado a la Iglesia, a principios de este milenio, es la tarea que le ha sido confiada desde siempre: la evangelización. En toda época, y por tanto en la nuestra, la Iglesia está llamada a acoger nuevamente el mandato misionero de Cristo resucitado: «Poneos, pues en camino, haced discípulos a todos los pueblos y bautizadlos para consagrarlos al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, enseñándoles a poner por obra todo lo que os he mandado» (Mt 28, 19-20) Para Mateo, hacerse «discípulos» y hacerse «cristianos» significa lo mismo [1]. «Hacer discípulos» es el núcleo de la vocación de la Iglesia y de su misión en todos los tiempos. La Iglesia fundada por Cristo es enviada al mundo para evangelizar, vive permanentemente en estado de misión y tiene su razón de ser en la misión.

La evangelización del mundo actual - la nueva evangelización de la que tanto se habla y que tanto interesaba al Siervo de Dios Juan Pablo II - es una tarea en la cual la Iglesia pone muchas esperanzas; pero también tiene plena conciencia de los innumerables obstáculos que se presentan a su obra, tanto por los cambios extraordinarios que se han realizado en la vida de los individuos y en las sociedades, como, y sobre todo, por una cultura postmoderna en grave crisis. El creciente proceso de secularización y una auténtica «dictadura del relativismo» (Benedicto XVI) van generando en muchos de nuestros contemporáneos una tremenda carencia de valores, acompañada por un alegre nihilismo, y termina en una alarmante erosión de la fe, en una especie de «apostasía silenciosa» (Juan Pablo II), en un «extraño olvido de Dios» (Benedicto XVI). A esta situación, que se puede verificar tristemente en los países de antigua tradición cristiana, sirve de contra-altar, por decirlo así, un «boom religioso» ambivalente y ambiguo. El Papa habló de esto en Colonia, en el mes de agosto del año pasado, diciendo: «No quiero desacreditar todo lo que se sitúa en este contexto (...). Pero a menudo, la religión se convierte casi en un producto de consumo. Se escoge aquello que gusta, y algunos saben también sacarle provecho» [2] Piénsese en la invasión de las sectas, en la difusión de modos de vida y actitudes dictados por el New Age, en los fenómenos para-religiosos como el ocultismo y la magia. El mundo globalizado se ha vuelto, en verdad, una gigantesca tierra de misión. Como dice el Salmista con tonos dramáticos: «El Señor mira desde los cielos a los hombres para ver si queda alguien juicioso que busque a Dios» (Sal 14, 2). En nuestros días, es más urgente que nunca anunciar a Jesucristo en los grandes areópagos modernos de la cultura, de la ciencia, de la economía, de la política y de los mass-media. La mies evangélica es mucha y los obreros son pocos (cfr. Mt 9, 37). En este campo vital para la Iglesia es preciso, hoy, un viraje radical de las mentalidades, un auténtico, nuevo despertar de las conciencias de todos. Se necesitan nuevos métodos, nuevas expresiones y un nuevo coraje [3]. Al comenzar el tercer milenio, el Siervo de Dios Juan Pablo II exhortaba así a la Iglesia: «He repetido muchas veces en estos años la llamada a la nueva evangelización . La reitero ahora, sobre todo para indicar que hace falta reavivar en nosotros el impulso de los orígenes, dejándonos impregnar por el ardor de la predicación apostólica después de Pentecostés. Hemos de revivir en nosotros el sentimiento apremiante de Pablo, que exclamaba: "¡Ay de mí si no predicara el Evangelio!" (1Cor 9, 16)» [4]. Hablando a los Obispos alemanes en Colonia, el Papa Benedicto XVI pronunció al respecto unas palabras que dejan entrever un profundo anhelo apostólico: «Deberíamos reflexionar seriamente sobre el modo como podemos realizar hoy una verdadera evangelización, no sólo una nueva evangelización, sino con frecuencia una auténtica primera evangelización. Las personas no conocen a Dios, no conocen a Cristo. Existe un nuevo paganismo y no basta que tratemos de conservar a la comunidad creyente, aunque esto es muy importante (...). Creo que todos juntos debemos tratar de encontrar modos nuevos de llevar el Evangelio al mundo actual, anunciar de nuevo a Cristo y establecer la fe» [5]. Estas orientaciones de los dos Sumos Pontífices servirán para guiar nuestra reflexión por el hilo que une la evangelización del mundo actual a los movimientos eclesiales y a las nuevas comunidades.


viernes, 28 de noviembre de 2008

Los Carismas en la Comunidad de Corinto - P. Albert Vanhoye


Los Carismas en la Comunidad de Corinto
R. P. Dr. Albert Vanhoye, S.J.


Para esta conferencia me ha parecido interesante elegir como tema “Los Carismas en la Comunidad de Corinto”. Tal elección puede suscitar cierta perplejidad: ¿porqué considerar concretamente la comunidad de Corinto? ¿Porqué no hablar más bien de la Iglesia primitiva de Jerusalén, o bien de alguna otra comunidad más antigua o más importante que la de los corintios, como la Iglesia de Antioquía o la Iglesia de Roma?

Las razones son simples: en el Nuevo Testamento la palabra griega carisma nunca es usada para describir a la Iglesia de Jerusalén ni a la de Antioquía; en cuanto a la Iglesia de Roma, no tenemos ninguna descripción al respecto. San Pablo, es cierto, ha escrito una larga carta a los cristianos de Roma, en la cual habla también de carismas (Rm 12, 6-8), pero no había estado aún entre ellos, y por tanto no estaba en condición de describir la comunidad, sino solamente con expresiones muy genéricas, como: “La fama de vuestra fe se expande por todo el mundo” (Rm 1, 8). En cambio, para “la Iglesia de Dios establecida en Corinto” (1 Cor 1, 2; 2 Cor 1, 1) tenemos en las dos cartas de Pablo una descripción muy interesante de la vida comunitaria; y esta descripción nos atestigua la importancia atribuida a los carismas. Las manifestaciones carismáticas sobreabundaban en Corinto, a tal punto que el Apóstol sintió la necesidad de tratar el problema de modo profundo. Esta discusión ocupa tres capítulos de la primera a los Corintios (12-14). La palabra griega carisma es usada cinco veces en el capítulo doce y otras dos veces en los capítulos precedentes (1, 7; 7, 7), por ende siete veces en total, mientras que se encuentra solamente diez veces en todo el resto del Nuevo Testamento.

Otra razón que nos mueve a interesarnos de los carismas en Corinto reside en el hecho de que, en las discusiones modernas sobre la organización de la Iglesia, muchos autores presentan la comunidad de Corinto como modelo de Iglesia carismática y la contraponen a la Iglesia institucional, provista de presbíteros como en Jerusalén. Esta tesis ha aparecido en Alemania en el siglo pasado. Un teólogo protestante, F. C. Baur, publicó un libro sobre el apóstol Pablo, en el cual contraponía paulinismo y petrismo. Más tarde, otro teólogo protestante, A. Harnack, propuso la distinción de dos especies de ministerios en la Iglesia primitiva, los ministerios carismáticos y los ministerios administrativos. Naturalmente, él daba la preferencia a los ministerios carismáticos. Otros, más sistemáticamente, negaron decididamente la compatibilidad de estas dos especies de ministerios y afirmaron que en realidad, al inicio la Iglesia era solamente carismática, posteriormente se volvió jurídica.

miércoles, 24 de septiembre de 2008

Retiro de Conversión y Sanación Integral - Divina y José Torres Alonso

"Conversión y Sanación Integral"
Retiro Espiritual a cargo de Divina y José Torres Alonso


Estimados:

Queremos invitarlos al Retiro de "Conversión y Sanación Integral" que dictarán, en la Casa de Ejercicios Espirituales del Bosque de Peralta Ramos "San Francisco y Santa Clara", Divina y José Torres Alonso.

El mismo será el último fin de semana de Noviembre (adjuntamos afiche con información general del Retiro): los días 28, 29 y 30 de Noviembre del 2008.

Taller y Concierto de Oración - Carlos Seoane

Taller y Concierto de Oración
Carlos Seoane


El próximo sábado 11 de Octubre del 2008, contaremos con la presencia en Mar del Plata del músico católico Carlos Seoane.

En esta oportunidad, a partir de las 18.30 y hasta las 20.30 hs, dictará un Taller sobre el tema: "Reconciliando al hombre con Dios a través de la música" (para participar de este taller es necesario la inscripción previa).

A partir de las 21 hs. brindará un "Concierto de Oración": un momento fuerte donde el don de la música se pone al servicio de la evangelización; un tiempo de reflexión y oración en comunidad. Presentará en esta ocasión el material de su CD "Guitarra y Voz" y de su DVD "Cuentos y Canciones".

lunes, 22 de septiembre de 2008

Galileo Galilei - Vittorio Messori

Galileo Galilei
Vittorio Messori


Según una encuesta del Consejo de Europa realizada entre los estudiantes de ciencias de todos los países de la Comunidad, casi el 30% de ellos tiene el convencimiento de que Galileo Galilei fue quemado vivo en la hoguera por la Iglesia. Casi todos (el 97%), de cualquier forma, están convencidos de que fue sometido a torturas. Los que -realmente, no muchos- tienen algo más que decir sobre el científico pisano, recuerdan como frase "absolutamente histórica" un "Eppur si muove!", fieramente arrojado, después de la lectura de la sentencia contra los inquisidores convencidos de poder detener el movimiento de la Tierra con los anatemas teológicos.

Estos estudiantes se sorprenderían si alguien les dijera que estamos ahora en la afortunada situación de poder datar con precisión por lo menos este último falso detalle: la "frase histórica" fue inventada en Londres en 1757 por Giuseppe Baretti, periodista tan brillante como a menudo muy poco fehaciente.

El 22 de junio de 1633, en Roma, en el convento dominicano de Santa Maria sopra Minerva, después de oír la sentencia, el "verdadero" Galileo (no el del mito) dio las gracias a los diez cardenales -tres de los cuales habían votado a favor de su absolución- por una pena tan moderada. Porque también era consciente de haber hecho lo posible para indisponer al tribunal, entre otras cosas intentando tomarles el pelo a esos jueces -entre los cuales había hombres de ciencia de su misma envergadura- asegurando que en realidad en el libro impugnado (que se había impreso con una aprobación eclesiástica arrebatada con engaño) había sostenido lo contrario de lo que se podía creer.

miércoles, 17 de septiembre de 2008

La nueva imagen de Romano Guardini y su fecundidad para el momento actual - Alfonso López Quintás



La nueva imagen de Romano Guardini y su fecundidad para el momento actual [1]
Alfonso López Quintás


El Dr. López Quintás es catedrático de filosofía en la Univ. Complutense de Madrid


Para los jóvenes de los años 50 Romano Guardini fué un maestro inolvidable. Con su palabra cálida, bien ritmada y siempre incisiva nos introdujo a sus discípulos en el secreto de múltiples temas, tan sugestivos como importantes para nuestra vida: el sentido de las obras de arte, la hondura de la oración litúrgica, la eficacia pastoral de la oración popular, el atractivo misterioso de la figura de Jesús, el alcance de grandes figuras del pensamiento y la literatura (Sócrates, Platón, San Agustín, Dante, Pascal, Hölderlin, Rilke, Dostoievsky...). Estos estudios eran publicados con relativa celeridad y difundían las enseñanzas del profesor y el sacerdote a un público muy amplio. En no pocos lugares se formaron grupos de jóvenes para asumir su doctrina y su espíritu.

Tras el Concilio Vaticano II, la atención de numerosos lectores se centró en otros autores y temas, y la popularidad de Guardini decayó notablemente. Con ocasión de su muerte, en 1968, se publicaron varios escritos suyos autobiográficos y diversas monografías sobre su vida y obra. Ello reavivó el interés por su pensamiento, y llevó a la Academia Católica Bávara a promover la edición de sus Obras Completas (en las editoriales M.Grünewald, de Maguncia, y F. Schöningh, de Paderborn).

Podemos pensar que esta vuelta a Guardini va a revestir especial intensidad por dos razones básicas: 1ª) el mejor conocimiento de su biografía nos ha hecho su figura más cercana y más aleccionadora todavía, si cabe; 2ª) la tarea que abordó intensamente en su vida sigue siendo actual y urgente.


Los impíos gritan: No queremos que Jesucristo y su Iglesia Reinen sobre nosotros - Jean Ousset


Los Impíos Gritan: "No queremos que Jesucristo y su Iglesia Reinen sobre nosotros"
Jean Ousset


Satanás combate en todas partes - escribe el R. P. Fahey - y en todas partes intenta eliminar lo sobrenatural.

“El ser entero de este puro espíritu, toda esa incansable energía, de la cual nosotros, pobres criaturas de músculos y nervios, no podemos hacernos una idea adecuada, está, siempre y por todas partes, dirigida contra la sumisión sobrenaturalmente amorosa a la Santísima Trinidad.

Nosotros cambiamos de parecer y tenemos necesidad de descanso y de sueño. No le ocurre lo mismo a Satanás. Toda su espantosa energía está dirigida, sin cesar, con el más infatigable encarnizamiento, contra la obra de salvación y de restauración del Verbo hecho carne”.

Hemos visto que el resultado de tal revuelta era, sobre el plan de las ideas, el naturalismo.

martes, 16 de septiembre de 2008

El "Jesús de la historia" es una construcción ideológica - Mons. Martínez Fernández

El “Jesús de la historia” es una construcción ideológica
Mons. Francisco Javier Martínez Fernández


Madrid (España), 15 Jul. 08 (AICA).- "Lo que con frecuencia se llama ‘el Jesús de la historia’, por contraposición al también llamado ‘Cristo de la fe’, no es más que una construcción ideológica de la modernidad ilustrada o post-ilustrada, para justificar con un ‘halo’ científico, su rechazo a la fe y a la tradición cristianas", precisó el arzobispo de Granada (España), monseñor Francisco Javier Martínez Fernández.

En una entrevista luego de su exposición “Cristo de la historia, Jesús de la fe”, pronunciada en la inauguración del Simposio dedicado al libro “Jesús de Nazaret” de Benedicto XVI en la Universidad de Nottingham, Inglaterra, el prelado español explicó que lo malo de los libros que hacen esta oposición “no es que vayan contra la tradición de la Iglesia, sino que, desde el punto de vista histórico, estén tan cargados de ideología moderna".

Seguidamente señaló que "ese es, en el fondo, el problema principal de un libro que se difundió mucho recientemente en España, el de José Antonio Pagola (igual que el de tantos otros que tuvieron las mismas pretensiones antes que él): que son ‘reconstrucciones’ que, aprovechándose del prestigio de que goza entre la gente sencilla la pretensión, típicamente ilustrada, de que uno está haciendo ‘ciencia histórica’, y como esto que se ofrece encaja tan perfectamente en las categorías dominantes de la cultura actual, la gente no percibe que lo que se les ofrece no es en absoluto ‘historia’, sino una construcción humana al servicio de una ideología (por lo general de moda)".

lunes, 15 de septiembre de 2008

El caso Galileo - Horacio Boló


El caso Galileo
Dr. Horacio Boló


No debe haber episodio más utilizado, junto con las Cruzadas, para denostar a la Iglesia Católica que el caso de Galileo Galilei. Veamos qué sucedió realmente, cómo fue el proceso, por qué se lo condenó y a qué se lo condenó.


Galileo nació en Italia en la ciudad de Pisa en 1564 y murió en Florencia en 1642. Su familia quería que fuera médico pero desde muy joven se inclinó por la filosofía natural y en este campo su gran mérito fue combinar la experimentación con el cálculo matemático. Un rasgo característico de su personalidad era su vehemencia en las discusiones y no contento con refutar a sus adversarios trataba de confundirlos e incluso los ridiculizaba despiadadamente. Al respecto Sir David Brewster dijo acertadamente que "La audacia, cuando no la imprudencia, con la que insistía en convencer a sus enemigos en general sólo lograba alejarlos de la verdad”. Este rasgo es necesario tenerlo en cuenta porque fue una de las causas por las que tuvo tantos problemas.

Vale la pena destacar que todo el mundo lo recuerda como astrónomo, pero no es esa el área de la ciencia en la que se destacó. Sus principales aportes al conocimiento científico fueron en la mecánica. En astronomía su gran aporte fue la invención del telescopio, pero en este campo cometió grandes errores, como por ejemplo, afirmar que los planetas Venus y Mercurio eran trasparentes y que la luz del sol pasaba a través de ellos. O pensar que los cometas eran sólo fenómenos meteorológicos.

Sus problemas empezaron cuando comenzó a defender las teorías de Copérnico por lo que resulta muy importante hacer un breve resumen de la vida y la obra de Copérnico. Nicolás Copérnico nació en 1473 en el seno de una familia de origen polaco profundamente católica que pertenecía a la Orden Tercera de San Domingo (Dominicos), es más, dos de sus hermanos fueron sacerdotes y su hermana entró en la Orden Cisterciense, llegando a ser Abadesa. Murió en 1543. En el año 1537 el Rey de Polonia lo propuso como obispo de una de las diócesis, lo que lleva a pensar que fue sacerdote, es decir, seis años después que se conocieron sus teorías astronómicas. En el año 1514 el Concilio de Letrán le pidió su opinión sobre la reforma del calendario eclesiástico… respondió que debía hacer otros estudios antes de responder y estos estudios fueron la base del Calendario Gregoriano. En el año 1531 comienza a conocerse su teoría en la que sostenía que la tierra giraba alrededor del sol y no el sol alrededor de la tierra. En el año 1533 sus investigaciones les fueron leídas al Papa Clemente VII y tres años después un Cardenal Arzobispo de Capua le dice que debe publicar sus trabajos. Es importante subrayar que ya en el título de su obra dice que su teoría es una hipótesis y se la dedica al Papa Pablo III. Esto nos demuestra claramente que no tuvo ningún problema con la Iglesia Católica, a la que pertenecía. Los primeros en oponerse a sus teorías fueron los teólogos luteranos. Hay que subrayar que la teoría de Copérnico va a ser demostrada científicamente muchos años después y que en la época de Galileo era una teoría, una hipótesis no probada científicamente y Galileo tampoco ofreció una verdadera prueba de esta teoría.

Ave María (en latín y español)

Imagen de la Virgen de Luján, Patrona de Argentina, en la Catedral de Mar del Plata

Ave María
(en latín y español)


Ave Maria, gratia plena,
Dios te salve María, llena eres de gracia,
Dominus tecum,
el Señor es contigo,
benedicta tu in mulieribus,
bendita tú eres entre todas las mujeres,
et benedictus fructus ventris tui Iesus.
y bendito es el fruto de tu vientre Jesús.

Entradas Relacionadas:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...