viernes, 22 de abril de 2016

Amoris Lætitia. El Capítulo 8º no es propiamente Magisterio Pontificio - P. José María Iraburu

Amoris Lætitia. El Capítulo 8º no es propiamente Magisterio Pontificio
P. José María Iraburu


Clarificador artículo del Padre Iraburu cuya lectura recomendamos para comprender todo lo que está en juego con la reciente publicación de la Exhortación Apostólica Post-sinodal “Amoris lætitia”.


21/04/2016 (InfoCatólica/FVN).- Muchas afirmaciones de la Amoris lætitia necesitan ser aclaradas.Tante affermazioni che vanno chiarite”. Éste es el título de un artículo publicado por el profesor Antonio Livi (= Livi), en la “Nuova Bussola Quotidiana” (13-04-2016). Lo tradujimos y publicamos en InfoCatólica (16-04-2016). En este artículo mío presente y en los que le seguirán, Dios mediante, citaré a este autor en varias ocasiones.

El profesor Antonio Livi (Prato, 1938-), sacerdote, discípulo de Étienne Gilson y colaborador de Cornelio Fabro, es autor de muchas publicaciones, director de la edición de las obras completas del Cardenal Giuseppe Siri, y profesor emérito de la Pontificia Universidad Lateranense, de la que fue Decano de Filosofía (2002-2008). Esta Universidad está especialmente vinculada a la Santa Sede. Juan Pablo II la llamó en una ocasión la «Universidad del Papa», y la eligió para fundar en ella el Pontificio Instituto Juan Pablo II, para estudios sobre el matrimonio y la familia.

* * *

¿Es Magisterio de la Iglesia la exhortación Amoris lætitia? Ésta es una pregunta mal planteada. Y ha sido frecuente en las recientes publicaciones. La teología escolástica, extremadamente cuidadosa en su metodología, formulaba con muy especial cuidado la quæstio que se iba a considerar. A la pregunta aludida puede decirse con verdad que sí o que no. Y eso hace pensar que es ambigua y que por tanto está mal planteada.

Los grados de certeza teológica –o lo que viene a ser lo mismo, las calificaciones teológicas, la censura propositionum, el valor dogmaticus–, se empleaban antes siempre en los tratados de teología, fueran de teología dogmática o moral. Formulada una verdad, en seguida el autor le añadía la calificación por él defendida: de fe definida, común entre los teólogos, etc. Y pasaba al estudio de la cuestión examinando lo que la Escritura y la Tradición, el Magisterio y también los teólogos, habían enseñado sobre ella. El sentido de cada calificación solía explicarse en los manuales de Eclesiología, al tratar del Magisterio de la Iglesia, como también en los de Teología fundamental.


Entradas Relacionadas:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...