martes, 25 de diciembre de 2012

Mensaje de Navidad del Obispo de Mar del Plata

Mensaje de Navidad del Obispo de Mar del Plata
“Gloria a Dios en el cielo y en la tierra paz a los hombres”
Mensaje de Navidad de Mons. Antonio Marino
24 de diciembre de 2012
En Navidad los hombres, aun los más alejados de la fe y de la práctica religiosa, suelen sentir nostalgia de familia y de amistad, de un mundo más humano y fraterno. Sin contradecir la dimensión familiar de esta fiesta, damos prioridad a su significado profundamente religioso. ¿Qué fiesta de nacimiento estaríamos celebrando, si no presentáramos un real homenaje al que ha nacido y a su Madre?
Desde los primeros siglos del cristianismo, la Navidad ha ido educando a los hombres. Miramos el pesebre y nos enternecemos al ver un niño frágil y pequeño como todos los niños. Pero con los ojos iluminados por la fe sabemos que Él es la fuerza capaz de levantar a este mundo de su decadencia, al pecador de su miseria, al hombre abatido de su desaliento. Es fuerte siendo débil. Viene a restituirnos la dignidad perdida. Viene para convencernos de que somos muy valiosos para Dios, por nuestro origen y por nuestro destino.
Se ha vuelto niño para que me anime a acercarme, para que lo reciba en mis brazos, para convencerme de la seriedad con que Dios nos dice que está a nuestra disposición y quiere servirnos. Con su balbuceo me pide que le haga un lugar en mi corazón. Nace pobre pero viene a enriquecerme. Sí, el Señor del universo viene a compartir nuestra pobre condición y se hace solidario de los pobres para regalarnos su riqueza.

miércoles, 12 de diciembre de 2012

Mons. Atanasio Schneider - ¡Es el Señor! (Dominus Est!) Reflexiones sobre la Sagrada Comunión

¡Es el Señor! (Dominus Est!)
Reflexiones sobre la Sagrada Comunión
Mons. Atanasio Schneider


 Monseñor Atanasio Schneider es Obispo Auxiliar de Karaganda, Secretario General de la Conferencia Episcopal de Kazajastán y autor del Libro "Dominus Est! - ¡Es el Señor!: Reflexiones de un Obispo de Asia Central sobre la Sagrada Comunión" (Libreria Editrice Vaticana, 4 Junio 2009), con Prólogo de Mons. Malcolm Ranjith -por entonces Secretario de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos y creado Cardenal por el Papa Benedicto XVI en 2010-, en el que medita sobre cómo recibir la Eucaristía con reverencia.

Nació en Kirguistán, donde sus padres alemanes habían sido exiliados por el régimen comunista. En 1973 emigró a Alemania y pronto pasó a Austria para entrar en al Monasterio de los Canónigos Regulares de la Santa Cruz.

Monseñor Schneider ha enseñado Teología en el Seminario "María, Madre de la Iglesia", de Karaganda, desde 1999. Su ordenación episcopal tuvo lugar en Roma el 2 de Junio del 2006.


*   *   *


Capítulo I 
"Christus vincit, Christus regnat, Christus imperat"


Mujeres "Eucarísticas" y la Sagrada Comunión en la clandestinidad soviética


El régimen comunista soviético, que duró cerca de setenta años (1917-1991), pretendía establecer una especie de paraíso sobre la tierra. Sin embargo, este reino no podía tener consistencia, pues estaba fundado sobre la mentira, sobre la violación de la dignidad del hombre, sobre la negación si no sobre el odio a Dios y a su Santa Iglesia. Era un reino donde Dios y los valores espirituales no podían y no debían tener ningún espacio. Todo signo que hiciese a los hombres acordarse de Dios, era suprimido de la vida pública y de la vista de los hombres. Existía, sin embargo, una realidad que hacía recordar a los hombres máximamente a Dios: el sacerdote. Por esta razón, el sacerdote no debía ser visible; más bien no debía existir. 

Para los perseguidores de Cristo y de su Iglesia, el sacerdote era la persona más peligrosa. Quizás ellos, implícitamente, conocían la razón por la cual el sacerdote era considerado como la persona más peligrosa. La verdadera razón era ésta: sólo el sacerdote podía darle a Dios a los hombres, entregarles a Cristo de la manera más concreta y directa posible, esto es, a través de la Eucaristía y de la Sagrada Comunión. Por esto, estaba prohibida la celebración de la Santa Misa. Pero ningún poder humano estaba en grado de vencer la potencia Divina que operaba en el misterio de la Iglesia y sobre todo en los sacramentos.

Durante aquellos oscuros años, la Iglesia, en el inmenso imperio soviético, estaba obligada a vivir en la clandestinidad. Pero lo más importante era esto: la Iglesia estaba viva, más bien, vivísima, si bien le faltaban estructuras visibles, edificios sagrados, y aunque hubiese una enorme escasez de sacerdotes. La Iglesia estaba vivísima porque no le faltaba del todo la Eucaristía -si bien raramente accesible a los fieles-, porque no le faltaban almas con una fe firme en el misterio eucarístico, a menudo madres de familia y abuelas con un alma "sacerdotal", que custodiaban y que hasta incluso administraban la Eucaristía con un amor extraordinario, con delicadeza y con la máxima reverencia posible, en el mismo espíritu de los primeros cristianos, expresado en el adagio "cum amore ac timore".

Entre los numerosos ejemplos de mujeres "eucarísticas" del tiempo de la clandestinidad soviética, se presentará aquí el ejemplo de tres mujeres de conocimiento personal del autor: María Schneider (madre del autor), Pulcheria Koch (hermana del abuelo del autor) y María Stang (parroquiana de la diócesis de Karaganda).

Entradas Relacionadas:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...