sábado, 23 de septiembre de 2017

El Padre Pío de Pietrelcina y su Amor a la Virgen y al Rosario

El Padre Pío de Pietrelcina y su Amor a la Virgen y al Rosario


Desde muy pequeñito san Pío de Pietrelcina experimenta un amor muy grande por la Santísima Virgen María. Su primer peregrinaje siendo un niño de 8 años fue a la Virgen de Pompey, la Virgen del Rosario, cerca de Nápoles.

En su casa de Pietrelcina, como en todas las familias italianas de la época, el Rosario era la oración familiar. Se encontraban alrededor del fuego todas las noches antes de ir a dormir rezando el Rosario. Pero cuando la Virgen apareció en Fátima como la Virgen del Rosario y recomendó el Rosario como oración potente para obtener todo bien y alejar todo mal, Padre Pío hizo del Rosario su oración incesante e incansable de día a día. Decía: “¿si la Virgen Santa lo ha siempre calurosamente recomendado donde quiera que ha aparecido, no nos parece que deba ser por un motivo especial?”.

El Padre Pío consideraba a la Virgen Santísima especialmente como Madre, la Madre de Jesús y después la Madre nuestra espiritual. Son miles de veces que el Padre Pío llama a María con el dulce nombre «Madre» o «Madrecita».

Decía: “¡Cuántas veces he confiado a esta Madre las penosas ansias de mi corazón agitado y cuántas veces me ha consolado en mis grandes aflicciones. Al no tener ya madre en esta tierra de angustias, no puedo olvidar que tengo una muy amante y misericordiosa en el cielo. ¡Pobre Madrecita mía, cuánto me quiere! Lo he llegado a comprobar muchas veces, de manera bien elocuente, al despuntar este hermosísimo mes de mayo. Con qué cuidado me ha acompañado al Altar esta mañana. ¡Parecía que no tenía que pensar en otra cosa sino sólo en mí, a fin de llenar mi corazón de santos afectos!”.

El amor entrañable del Padre Pío a la Virgen se expresaba de modo particular por el rezo del Santo Rosario. Él siempre llevaba un Rosario enrollado en la mano o en el brazo, como si fuera un arma contra toda clase de enemigos. Lo rezaba de continuo. En una nota, dejó escrito: “Diariamente recitaré no menos de cinco Rosarios completos”.

sábado, 9 de septiembre de 2017

Sor Lucía me dijo: la Batalla Final entre el Señor y Satanás será sobre la Familia y el Matrimonio - Cardenal Carlo Caffarra

Sor Lucía me dijo: la Batalla Final entre el Señor y Satanás será sobre la Familia y el Matrimonio
Cardenal Carlo Caffarra


Esta fue la advertencia que le hizo Sor Lucía de Fátima al Cardenal Carlo Caffarra (1938-2017) en una larga Carta que le escribió a principios de los años 80 del siglo XX.


[InfoVaticana/Rorate Caeli/FVN] La batalla final entre Dios y Satanás tendrá lugar en el terreno del matrimonio y la familia. Así lo afirmó la vidente de Fátima Sor Lucía en una larga Carta dirigida al Cardenal Carlo Caffarra, en la que también le advirtió acerca de los ataques que tendrían que afrontar quienes defendieran el matrimonio y la familia.

El Cardenal Caffarra reveló en una entrevista en 2008 que cuando recibió el encargo del Papa San Juan Pablo II de establecer el “Instituto Pontificio para los Estudios del Matrimonio y la Familia”, escribió una Carta a Sor Lucía. “Inexplicablemente, ya que no esperaba una respuesta, viendo que sólo había pedido sus oraciones, recibí una larga carta escrita por ella”, indicó el entonces Arzobispo Italiano.

La Carta recogía que la batalla final entre el Señor y el reinado de Satanás sería sobre la familia y el matrimonio y advertía que quienes trabajaran por la santidad del matrimonio y de la familia serían combatidos y sufrirían todo tipo de oposición.

Entradas Relacionadas:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...