domingo, 21 de agosto de 2011

Papa: “Con Cristo podrán sobrellevar todas las pruebas de la vida”

Papa: “Con Cristo podrán sobrellevar todas las pruebas de la vida”


Madrid (España), 20 Ago. 11 (AICA).- “Queridos jóvenes, hemos vivido una aventura juntos esta noche, hemos soportado la lluvia. Gracias por el sacrificio y no dudo que lo ofrecerán generosamente al Señor. Les doy las gracias por el maravilloso ejemplo que han dado. Igual que esta noche, con Cristo podrán sobrellevar todas las pruebas de la vida”. Así habló Benedicto XVI al más de un millón de jóvenes congregados esta noche en el aeródromo madrileño de Cuatro Vientos, con motivo de la Vigilia de oración donde “nada faltó”: una sofocante jornada bajo un sol implacable, en las horas previas de espera al Papa; una feroz tormenta en medio de la homilía del Santo Padre, que hizo peligrar la continuidad de la Vigilia, donde el Papa se quedó en su sitio junto a los jóvenes que la soportaron con cantos, bailes y una alegría contagiosa y, finalmente, esa juventud “empapada” vivió con silencioso recogimiento la Adoración Eucarística presidida por la Custodia de Arfe de Toledo, realizada en 1524.

La Vigilia de oración, de la que participaron también los Príncipes de Asturias, había comenzado desde tempranas horas de la tarde, donde una sofocante jornada bajo el sol, la más calurosa del año según datos meteorológicos, hizo necesaria la asistencia de los Destacamentos de Bomberos que rociaron con agua a los jóvenes y muchos de ellos debieron ser asistidos por insolación y desmayos.

Cuando el Pontífice llegó a Cuatro Vientos los jóvenes que participarían de la Vigilia coreaban el estribillo con el que lo recibieron en distintos lugares de Madrid: "¡Esta es la juventud del Papa!" y "¡Be-ne-dic-to!", mientras el Orfeón Donostiarra y el Coro de la JMJ interpretaron el himno de la Jornada “Firmes en la fe”.

Tras llegar el Papa al altar, comenzó una procesión encabezada por dos maestros de ceremonias, diez portadores jóvenes con la Cruz de las Jornadas, cuatro con el Icono de la Virgen, ocho jóvenes con una lámpara, un diácono con una lámpara diferente y otro con el Evangelio.

Después de la lectura del Evangelio, Benedicto XVI comenzó a pronunciar su homilía en la que respondería a las preguntas que le presentaron cinco jóvenes, cuando una feroz tormenta con vientos muy fuertes, rayos, truenos y una copiosa lluvia lo obligaron a detenerse. Lejos de marcharse del altar el Santo Padre aguardó en su sitio con asombrosa calma y se le vio con una gran sonrisa esperando el momento de retomar sus palabras, mientras su secretario y obispos asistentes intentaban cubrirlo con un paraguas y evitar que todo se volara.

Por su parte los jóvenes acompañaron esa actitud del Papa con cantos, bailes y una alegría que no dio tregua hasta que la tormenta comenzó a calmarse.

, les dijo Benedicto XVI cuando retomó la palabra y en lugar de la homilía leyó un pequeño mensaje en distintas lenguas: francés, inglés, alemán, italiano, castellano y polaco.
“¡Gracias por esta alegría y resistencia! Nuestra fuerza es mayor que la lluvia. ¡Gracias! El Señor con la lluvia nos manda muchas bendiciones, en esto ustedes son un ejemplo”

Tras estos saludos comenzó la Adoración Eucarística presidida por la Custodia de Arfe de Toledo, realizada en 1524 y conocida popularmente por utilizarse en la procesión del Corpus Christi que se celebra todos los años en la ciudad castellana.

Benedicto XVI se retiró al reclinatorio ante la Custodia y rezó durante largos minutos con los jóvenes en silencio y consagró a los jóvenes al Sagrado Corazón de Jesús. En su oración el Santo Padre pidió al Señor que los jóvenes "sean siempre tuyos en la vida y en la muerte, que jamás se aparten de ti. Otórgales un corazón manso y humilde para que escuchen siempre tu voz y sus mandatos y sean ellos luz del mundo".

Después de que el Papa abandonó el aeródromo comenzó la noche de los jóvenes en Cuatro Vientos, donde se instalaron un total de 30 capillas con custodias donadas por orfebres de todo el país esparcidas por todo el aeródromo para que los peregrinos puedan acudir a rezar ante el Santísimo Sacramento.

Miles de jóvenes se quedaron a dormir en Cuatro Vientos para participar de la 'misa de envío' que tendrá lugar mañana y con la que Benedicto XVI concluirá la XXVI Jornada Mundial de la Juventud de Madrid.






 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor ¡deje su comentario!

Entradas Relacionadas:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...