martes, 3 de febrero de 2009

Los peligros de tratar el sexo como un juego - Mons. Héctor Aguer



LOS PELIGROS DE TRATAR EL SEXO COMO UN JUEGO
Reflexión del arzobispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer, en el programa “Claves para un mundo mejor”, en su emisión del sábado 18 de noviembre de 2004


En estas últimas semanas se ha tenido una fuerte campaña de reparto de preservativos por parte de los instructores de esos programas de salud sexual y procreación responsables o de los promotores de la lucha contra el SIDA.

Me parece que los autores de tales campañas tendrían que explicar algunas cosas a la población. Así como en los cigarrillos se manda por ley que cuando se hace propaganda de ellos se inscriba: “El fumar es perjudicial para la salud”, también, quienes han determinado estas campañas tendrían que obligar a las empresas que fabrican estos adminículos a que en cada paquete tengan también una inscripción.

La misma podría decir, más o menos, algo así: “La protección que el preservativo ofrece no es total, hay riesgos ciertamente significativos”. Y lo digo porque este es un problema sanitario y no moral sobre lo cual se ha estudiado mucho y hay decisiones que yo creo no se pueden pasar por alto.

Por ejemplo la Dra. Helen Singer Kaplan, de la Universidad de Cornell de Estados Unidos, ha escrito recientemente que “confiar en los preservativos equivale “a coquetear con la muerte” y luego se refería a los estudios que se han hecho, con microscopios, según los cuales se demuestra que el virus del SIDA es: 25 veces menor que la cabeza del espermatozoide, 450 veces más pequeños que la longitud total del espermatozoide y 60 veces más chico que la bacteria de la sífilis.

Por otra parte se sabe que hay fallas del adminículo de latex y que no se debe al mal uso del mismo. Ese mal uso, el uso incorrecto, debe ser más o menos frecuente sobre todo porque en el contexto en que se lo emplea no suele haber tanta tranquilidad y reposo, pero me refiero a fallas en la estructura misma de la materia empleada. Es así como se calcula que entre el 10% y el 15% de los usos fallan precisamente debido a eso y las cifras son más o menos parejas si se refiere al fracaso en cuanto a la transmisión de enfermedades, o al fracaso en cuanto a la prevención del embarazo.

Esa advertencia, creo que es una razón de sinceridad y de justicia para con los usuarios. Además también hay consideraciones morales para hacer pues esta impresión del sexo seguro que es lo que se quiere vender, esta promoviendo conductas y estilos de vida que están marcados por la promiscuidad, la irresponsabilidad en la actuación sexual, el acceso prematuro a la mismo sobre todo de los adolescentes a los cuales se los impulsa explícita o implícitamente a la fornicación.

Pues bien los resultados, a pesar de una propaganda que intenta acallar estas cifras, en aquellos países donde las enfermedades de transmisión sexual se han difundido de un modo pandémico, están mostrando que es necesario aquí cambiar de actitud.

Lo que ocurre es que estos educadores en materia sexual que recorren los colegios, les enseñan a los chicos de 13 o 14 años que deben tratar las cosas del sexo como si fuera un juego por lo menos debieran explicarle que se trata de un juego peligroso. Algo así como una versión de la “Ruleta Rusa.


Mons. Héctor Aguer, arzobispo de La Plata

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor ¡deje su comentario!

Entradas Relacionadas:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...