lunes, 20 de septiembre de 2010

Ante relativismo Benedicto XVI alienta pasión por la Verdad que sacia el corazón humano

Ante relativismo Benedicto XVI alienta pasión por la Verdad que sacia el corazón humano


LONDRES, 18 Sep. 10 (ACI).- Al presidir la multitudinaria vigilia de oración en el Hyde Park de Londres por la beatificación del Cardenal John Henry Newman, el Papa Benedicto XVI explicó que de este hombre de Iglesia se puede aprender la pasión por la búsqueda de la verdad que sacia el corazón humano así como a no separar aquello que se cree de lo que se vive.

En medio de las múltiples expresiones de aprecio y estima como el popular grito "¡Benedetto!" (Benedicto), especialmente de los jóvenes presentes y tras manifestar la alegría que lo embarga, el Santo Padre resaltó la profunda experiencia de conversión del anglicanismo al catolicismo del Cardenal Newman quien "describe el trabajo de su vida como una lucha contra la creciente tendencia a percibir la religión como un asunto puramente privado y subjetivo, una cuestión de opinión personal", indicó.

"He aquí la primera lección que podemos aprender de su vida: en nuestros días, cuando un relativismo intelectual y moral amenaza con minar la base misma de nuestra sociedad, Newman nos recuerda que, como hombres y mujeres a imagen y semejanza de Dios, fuimos creados para conocer la verdad, y encontrar en esta verdad nuestra libertad última y el cumplimiento de nuestras aspiraciones humanas más profundas. En una palabra, estamos destinados a conocer a Cristo, que es 'el camino, y la verdad, y la vida' ".

El Papa dijo también que "la vida de Newman nos enseña también que la pasión por la verdad, la honestidad intelectual y la auténtica conversión son costosas. No podemos guardar para nosotros mismos la verdad que nos hace libres; hay que dar testimonio de ella, que pide ser escuchada, y al final su poder de convicción proviene de sí misma y no de la elocuencia humana o de los argumentos que la expongan".

Tras recordar el testimonio de los mártires de Tyburn, Benedicto XVI comentó que "en nuestro tiempo, el precio que hay que pagar por la fidelidad al Evangelio ya no es ser ahorcado, descoyuntado y descuartizado, pero a menudo implica ser excluido, ridiculizado o parodiado. Y, sin embargo, la Iglesia no puede sustraerse a la misión de anunciar a Cristo y su Evangelio como verdad salvadora, fuente de nuestra felicidad definitiva como individuos y fundamento de una sociedad justa y humana".

"Por último, Newman nos enseña que si hemos aceptado la verdad de Cristo y nos hemos comprometido con él, no puede haber separación entre lo que creemos y lo que vivimos. Cada uno de nuestros pensamientos, palabras y obras deben buscar la gloria de Dios y la extensión de su Reino. Newman comprendió esto, y fue el gran valedor de la misión profética de los laicos cristianos. Vio claramente que lo que hacemos no es tanto aceptar la verdad en un acto puramente intelectual, sino abrazarla en una dinámica espiritual que penetra hasta la esencia de nuestro ser".

El Santo Padre señaló también cómo el Cardenal Newman entendió que es con la vida de oración, con la transformación interior, que los cristianos son capaces de irradiar a Cristo. Sin esa vida espiritual, advirtió Benedicto XVI, "nos convertimos en otros 'platillos que aturden' en un mundo lleno de creciente ruido y confusión, lleno de falsos caminos que sólo conducen a angustias y espejismos".

El Papa Benedicto se refirió luego a la profunda crisis de fe actual, ante la que los cristianos no "pueden permitirse el lujo de continuar como si no pasara nada" o "confiando sencillamente en que el patrimonio de valores transmitido durante siglos de cristianismo seguirá inspirando y configurando el futuro de nuestra sociedad. Sabemos que en tiempos de crisis y turbación Dios ha suscitado grandes santos y profetas para la renovación de la Iglesia y la sociedad cristiana; confiamos en su providencia y pedimos que nos guíe constantemente".

Ante este desafío, continuó el Pontífice, cada cual tiene su propia tarea irrenunciable para ayudar a cambiar el mundo: "nuestra luz debe alumbrar a todos, para que, viendo nuestras buenas obras, den gloria a nuestro Padre, que está en el cielo", indicó.

Finalmente el Papa alentó a confiarse a la intercesión del Cardenal Newman, para que el Señor "ilumine nuestro camino y el camino de toda la sociedad británica, con la luz amable de su verdad, su amor y su paz. Amén".


Para leer el discurso completo ingrese a:





No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor ¡deje su comentario!

Entradas Relacionadas:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...